Actualidad Institucional

CON CLONAZEPAM A LA LIBERTADORES

Dic. 15 (1R) – Un River heroico peleó hasta el final y le ganó 4-3 a Rosario Central, para quedarse con la Copa Argentina y el boleto a la Copa Libertadores.

ver fotos ver videos
Tamaño

El marco imponente, las arengas, los colores más lindos y hasta los hostiles del eterno rival, esta vez en la piel de los rosarinos. Clima raro, especial, de fiesta y definición en Córdoba, una de las provincias más futboleras y pasionales con las que cuenta el territorio argentino. Pero al dejar de lado los condimentos, tenemos que enfocarnos en el partido en sí, donde Andrés D’alessandro se hizo cargo de todo, absolutamente todo. La insistencia de Eduardo Coudet se transformó en preocupación pero el Muñeco contrarrestó esa virtud con buenas decisiones.

 

De arranque, Ignacio Fernández se metió en el área y Damián Musto le puso la traba para impedir su avance. Penalazo bien sancionado por Patricio Loustau y ejecución de Lucas Alario. Desahogo y la manera menos pensada de ponerse en ventaja. El correr de los minutos encontró al Millonario mucho más comprometido, pero un error de Augusto Batalla en la contención permitió que Damián Musto se redimiera. Alto voltaje, emociones y un cóctel que prometió pegar fuerte en la noche cordobesa.

 

Teófilo Gutiérrez, que apareció a cuentagotas, se iluminó al servirle en bandeja el tanto a Marco Ruben, otro de los molestos delanteros. El Chacho halló la ventaja en un abrir y cerrar de ojos pero Dylan Gissi tenía un duelo personal con Lucas Alario. El árbitro no dudó en pitar pena máxima para que el Pipa se hiciera cargo y trajera calma al banco rojiblanco. Al descanso para replantear la estrategia y corregir errores en defensa, todo sumado a las polémicas discusiones, subidas de tono y rozando lo violento.

 

Con cantos variados y bengalas en las distintas tribunas del Estadio Mario Alberto Kempes, el espectáculo estaba de maravillas. De arco a arco, de banda a banda, así se vivió la final en medio de un ambiente destacado. Una jugada desafortunada proveniente de Jonás Aguirre forzó otro rebote del uno del Más Grande. De arremetida, Marco Ruben se anotó por segunda vez en el trámite. Marcelo Gallardo no se podía quedar con las manos vacías y mandó a la cancha a Rodrigo Mora e Iván Alonso para matar o morir.

 

Los uruguayos entraron en acción de inmediato y provocaron el triplete de Lucas Alario, cada día con más aroma europeo. Casi como esos milagros del fútbol, de la naturaleza, de la vida, Iván “El Terrible” agarró a contrapierna a Sebastián Sosa y puso el 4-3 definitivo. Otra anécdota imborrable será la salvada de Jonatan Maidana en el minuto ’92, justo después que Germán Herrera diera una mediavuelta asesina. River clasificó a la Copa Libertadores y será, junto a San Lorenzo, representante albiceleste en la máxima cita continental.

 

Copyright © 2016 – Lucas Ajuria - 1RIVER - Buenos Aires – 15 de diciembre de 2016 

Notas y entrevistas Antonio Casellii
Lo más visto
  • River Plate
  • AFA
  • Conmebol
  • FIFA
Video destacado

Emelec 1 River 2 Libertadores 2017